Historia
Por: Antón Castellanos Usigli

En agosto de 2004, después de haberme graduado con honores de la Secundaria del Colegio Williams de Cuernavaca, ingresé al Bachillerato de la misma institución. Una de mis materias era Introducción a las Ciencias Sociales, que impartía una filósofa muy inteligente, la Profra. Centeocihuatl Virto, quien desde los primeros días de clases nos anunció que durante todo el semestre desarrollaríamos un proyecto de investigación en equipo sobre el tema que quisiéramos. Los avances del proyecto corresponderían a nuestros tres exámenes parciales y a nuestro examen final no sólo en Introducción a las Ciencias Sociales, sino en las materias de Taller de Lectura y Redacción e Informática. Recuerdo que la gran mayoría de mis compañeros sufrieron intensamente con este proyecto interdisciplinario, a mí en lo personal me acercó al maravilloso proceso de investigar y lo que es más, me acercó a la licenciatura que eventualmente elegiría para estudiar (psicología) y a un interés de vida: la sexualidad humana.

Un día, hablando con una de mis compañeras de equipo por teléfono, surgió la idea de que nuestro trabajo de investigación tratara sobre “algo de sexualidad”. Me parece que en esa plática sorteamos temas como la industria pornográfica y los embarazos en adolescentes, y finalmente elegimos el tema de relaciones sexuales de riesgo en jóvenes mexicanos.

Sinceramente, yo no sabía nada sobre sexualidad humana; como la inmensa mayoría de los adolescentes de nuestro país, había crecido sin tener ningún tipo de orientación al respecto, ni de mis padres ni de la escuela (salvo lo básico que se toca en clases de Biología y que casi siempre pasa desapercibido). Sin embargo, conforme me fui documentando al respecto, el tema comenzó a llamarme mucho la atención. Además, por esas épocas veía un programa que me encantaba, Válvula de Escape, con Horacio Villalobos. Acostumbraba llegar del Williams, comer, hacer algo de tarea y sintonizar Telehit, para ver a Horacio, que dependiendo del día de la semana hablaba de cine, moda, música, los chismes del espectáculo y de sexualidad. Todos los miércoles invitaba a Luis Perelman y Rinna Riesenfeld, dos sexólogos muy conocidos, fundadores de “El Armario Abierto”, la única librería de América Latina especializada en sexualidad. La dinámica que tenían Luis, Rinna y Horacio era divertidísima, pero más importante, difundían información científica de alta calidad. Gracias a ellos aprendí muchísimo y me animé a conocer “El Armario Abierto”, en donde compré los primeros libros que leí sobre sexualidad como parte de la investigación que realizaba, uno de ellos fue Educación Sexual en la Escuela, de Vivianne Hiriart, que logró introducirme e interesarme en la educación sexual.

Terminado el primer semestre de bachillerato y el proyecto de investigación sobre relaciones sexuales de riesgo (en el que por cierto obtuvimos excelentes calificaciones), yo no me olvidé del tema y continué leyendo a autores como Juan Luis Álvarez-Gayou, Marina Castañeda, Octavio Giraldo, Andrés Flores Colombino, etc. Comencé a meterme continuamente a las páginas electrónicas de la Asociación Americana de Psicología, a la de Psiquiatría, a la de la Asociación Mundial para la Salud Sexual (que en ese entonces se llamaba “Asociación Mundial de Sexología”), a la del suplemento Letra S (Salud, Sexualidad y SIDA) de La Jornada, etc.
La sexología comenzó a apasionarme, y en el camino la psicología, que descubrí estaba íntimamente ligada al estudio científico de la sexualidad humana.

Con la cantidad de conocimientos que adquirí sobre todos los aspectos de la sexualidad, me fue imposible guardármelos, y empecé a sacarlos en conversaciones que mantenía con amigos y familiares. Cada vez que alguien se refería a algo relacionado con sexualidad de una forma “incorrecta” (destilando tabúes o ignorancia), lo corregía, y también, puse mi mirada sobre muchas cosas que sucedían en mi prepa y que iban en contra de la educación sexual científica y de la salud sexual. En primer lugar, noté que varios de mis compañeros y profesores eran homofóbicos. Las bromas a expensas de la comunidad LGBT y la desinformación al respecto (en ciertas clases se difundía que la homosexualidad era una “perversión…) eran observables todos los días. Rumores sobre compañeras que se embarazaban y abortaban también se escuchaban y, en general, un gran desconocimiento sobre la sexualidad humana era palpable en toda la comunidad escolar. De hecho, varios compañeros, como sabían que yo estaba muy “metido” en estos temas, se me acercaban para aclarar sus dudas.

Sabiendo que el Director General del Colegio, el Profr. Alfonso García Williams, era un hombre culto, de apertura y preocupado por la formación de sus estudiantes, acudí con él un par de veces para hablar sobre lo que había observado.
Afortunadamente, él me escuchó y pudo admitir que en efecto había problemas de educación y salud sexual en la prepa, lo cual se lo admiro mucho, porque es difícil que un directivo escolar acepte que en la institución educativa que dirige no todo marcha bien, viniendo el señalamiento, además, de uno de sus alumnos. Muchos directores prefieren no escuchar y seguir pensando que el sistema educativo de sus instituciones es perfecto, pero el Profr. Alfonso entendió que había ciertas cosas que mejorar al respecto de la formación en sexualidad de los jóvenes Williams y me dió todo su apoyo para trabajar en ello.

Primero se publicó un artículo mío titulado Cultura sexual en México: Reto social del siglo XXI en la edición no. 48 del Noti-Williams, el diario escolar, y después se permitió la aplicación de un Cuestionario que yo había diseñado con el fin de medir los conocimientos y actitudes de mis compañeros en sexualidad. El Cuestionario de Educación Sexual constaba de nueve secciones: Conceptos básicos en sexualidad; Orientación sexual y trastornos de identidad de género; Métodos anticonceptivos y de protección; Enfermedades de Transmisión Sexual; Factores biológicos de la sexualidad; Respuesta sexual humana, prácticas sexuales y disfunciones sexuales; Sexismo y equidad de género; El enamoramiento, el amor y la pareja, y Derechos sexuales, educación sexual, aborto y abuso sexual.

La Profra. Cielo Gavito Gómez, Directora Académica del Bachillerato, adoptando también una posición muy responsable y consciente sobre las problemáticas de educación sexual de la escuela, respaldó el apoyo que el Profr. Alfonso ya me había brindado, y de esta forme pude, en mayo de 2006 y teniendo 17 años de edad, aplicarle el Cuestionario de Educación Sexual al 70.49% de la comunidad estudiantil de la preparatoria del Colegio Williams de Cuernavaca (172 de 244 estudiantes). A partir del término de mi cuarto semestre y durante todo el verano de 2006, trabajé intensamente en la calificación de los cuestionarios, que culminaron en un Reporte cuantitativo sobre el nivel de educación sexual en la Preparatoria del Colegio Williams de Cuernavaca. Esta investigación arrojó datos particulares muy interesantes, pero de manera general concluí que había una grave problemática de salud y educación sexual entre mis compañeros, que, como lo señalé en mi reporte, no constituye una situación exclusiva del Williams, sino una situación que se vive en todo el sistema educativo nacional. Yo sólo investigué en un colegio, pero hay múltiples estudios más elaborados que dan cuenta del fenómeno en escalas mayores.  Con estos resultados en mano, decido que lo primero que había que hacer era abrirle un espacio a la educación sexual científica en el Williams, y esta idea me lleva a proponer y a organizar un Ciclo de Conferencias sobre Sexualidad Humana para estudiantes de bachillerato. Este Ciclo de Conferencias fue innovador porque no sólo se tocaron temas básicos como Relaciones sexuales en la adolescencia, Métodos anticonceptivos y de protección y Enfermedades de Transmisión Sexual, sino temas como Homosexualidad, Transexualidad y Machismo, feminismo y equidad de género. Además, en apoyo a las conferencias de homosexualidad y transexualidad, se proyectaron películas como Philadelphia, La historia de Matthew Shepard, Normal y Mi vida en rosa. El Ciclo de Conferencias lo organicé como estudiante de tercer grado de preparatoria y se desarrolló en febrero de 2007 con sexólogos de la Asociación Mexicana para la Salud Sexual, A.C. (Amssac): La Psic. Olivia Guerrero Figueroa, la Dra. Nadine Terrein Roccatti, la Dra. Adriana Guadalupe López García y la Dra. Alma Aldana. Fue gracias a uno de mis compañeros, Víctor Sánchez-Cordero, que entré en contacto con Amssac, porque su tía (la Dra. María Sánchez-Cordero) era Presidenta de la Mesa Directiva de la Asociación.

El Ciclo de Conferencias, aunque no fue del agrado de todos los estudiantes y padres de familia, tuvo, creo yo, un balance sumamente positivo. Además, ¿¡cómo iba a ser del agrado de todos cuando su objetivo era comenzar a cambiar las actitudes negativas que justamente hacen que las personas sientan miedo cuando se comienza a hablar de sexualidad!? El evento le abrió la puerta a temas que rara vez se tratan en clase y amplió la información sobre los que ya eran familiares.

Cabe mencionar que el logo del Congreso Morelense Interescolar sobre Sexualidad Humana lo diseñé pensando en el Ciclo de Conferencias del Williams y en reflejar una característica fundamental de la sexualidad humana: la diversidad. En él se retratan los géneros y las orientaciones sexuales, que interactúan afectiva y eróticamente, en algunos casos buscando la reproducción.

El último día del Ciclo de Conferencias, la Dra. Alma Aldana me sugirió que cursara el Diplomado en Sexualidad Humana de Amssac y así lo hice al finalizar mis estudios de bachillerato.
Así también, es en el verano de 2007, después de asistir al Primer Encuentro Laico Internacional sobre Diversidad, Sexualidad y Familias en la Cámara de Diputados Federal, cuando se me ocurrió la idea de convertir el proyecto que había iniciado en el Williams en uno de corte interescolar, que agrupara a varias escuelas de Morelos con el fin de promover la educación sexual científica, laica, integral y basada en el respeto a los derechos humanos. En agosto de 2007 comienzo a trabajar en el Congreso Morelense Interescolar sobre Sexualidad Humana, cuya primera edición se realizaría del 3 al 7 de marzo de 2008 en la Universidad Tec Milenio campus Cuernavaca.

Al plantearme la idea del Congreso, sabía que contaría con el apoyo del Colegio Williams, no estaba seguro de las otras escuelas de Cuernavaca, pero de lo que sí estaba seguro es que así me apoyara sólo un colegio más, el proyecto arrancaría.

La primera escuela que visité, la Universidad Tec Milenio, recibió tan bien el proyecto que de hecho se convirtió en la sede del mismo. El Lic. Alfredo Salazar, quien era director de esta institución, fue muy amable conmigo y demostró ser un hombre de mucho compromiso con la preparación integral de los jóvenes. El Colegio Lancaster de Cuernavaca fue otra institución que se adhirió; su Directora, la Profra. Maggie Serrato, es una educadora excepcional que, de igual manera, está plenamente consciente de la situación tan precaria de salud sexual que existe en México y tiene un enorme interés en coaduyvar a que se mejore. El Colegio Hellen Keller, gracias a la Profra. Karina Tijera Maldonado, también participó.

El Primer Congreso Morelense Interescolar sobre Sexualidad Humana fue inaugurado por el Dr. Eusebio Rubio-Aurioles, Presidente de la World Association for Sexual Health (WAS; Asociación Mundial para la Salud Sexual), y por el Diputado Federal David Sánchez Camacho, y en él participaron más de 450 estudiantes de bachillerato, que asistieron a conferencias sobre diversos temas de género, erotismo, afectividad, reproductividad y orientación sexual.

Específicamente, 15 especialistas impartieron 19 conferencias: Psic Olivia Guerrero Figueroa, “Situación de embarazos no deseados en México”; Psic. Brenda Cruz Oliva, “Alternativas del erotismo en los adolescentes para la prevención de embarazos no deseados”; Dr. Juan Guillermo Figueroa, “Paternidad en México”; Dra. Adriana Guadalupe López García, “Métodos anticonceptivos y de protección” e “Infecciones de Transmisión Sexual”; Lic. Gabriel Contreras San Juan, “VIH/SIDA”; Dra. Nadine Terrein Roccatti, “Respuesta sexual humana: Aproximaciones científicas” y “Disfunciones sexuales”; Dra. Alma Aldana, “Transexualidad”; Psic. Nuvia Balderrama Vara y Arq. Flor Dessiré León Hernández, “En la igualdad o en la diferencia, ¿cómo aprendemos hombres y mujeres a vivir nuestra sexualidad?” y “¿Mujeres Divinas?: Análisis de canciones desde el enfoque de género para la prevención de violencia sexual en el noviazgo”; Mtro. Luis Perelman Javnozon, “Homofobia y Familia”; Dr. Juan Antonio Rodríguez, “Bisexualidad”; Mtra. Marina Castañeda Gutman, “El Machismo Invisible” y “Psicología y Sociología de la Homosexualidad”; Mtra. Nélida Padilla Gámez, “Familias disfuncionales”; Mtra. María Sánchez-Cordero, “El Ciclo de la Pareja”; Psic. José Manuel Lomelí, “Noviazgo y nuevas formas de relación en las juventudes mexicanas” y “Relaciones conflictivas en el noviazgo”.

El Segundo Congreso Morelense Interescolar sobre Sexualidad Humana, Aprendiendo para nuevas realidades, se llevó a cabo del 9 al 13 de marzo de 2009 nada menos que en el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP). El Dr. Mario Henry Rodríguez, Director General del Instituto, fue el que autorizó que el Segundo Congreso se llevará a cabo en el Auditorio “Guillermo Soberón”. Desde que tuve mi primera cita con el Dr. Mario Henry, sentí su gran accesibilidad y calidad humana. ¡Pocos funcionarios del Gobierno tienen tal apertura ante las propuestas de la juventud!

El Segundo Congreso contó con la participación del Colegio Williams de Cuernavaca, del Colegio Lancaster de Cuernavaca, de la Universidad Tec Milenio campus Cuernavaca, de Comunicación e Intercambio para el Desarrollo Humano en América Latina, A.C. (CIDHAL), de la Asociación Mexicana para la Salud Sexual, A.C. (Amssac) y del Cabaré-Tito Oxygen. En principio, esperaba la participación de seis escuelas, sin embargo, hubo tres que eventualmente declinaron participar. Aunque algunas argumentaron dificultades para cubrir su cuota de participación institucional, me dí cuenta que a otras les “conflictuaba” abordar temas como homosexualidad y aborto desde una perspectiva científica y de derechos humanos. 

Por otro lado, este Congreso tuvo una estructura más grande que el primero, y por tanto, me enfrenté a más problemas de logística.
Por las mañanas del martes 10, miércoles 11 y jueves 12, se desarrollaron conferencias exclusivas para los estudiantes de las escuelas en el Auditorio del INSP. Dependiendo del grado académico al que pertenecían, los jóvenes participantes asistieron a un paquete de 5 conferencias (15 conferencias en total).
Las conferencias para primer grado de bachillerato con sus respectivos conferencistas fueron: Erotismo en el noviazgo(Psic. Brenda Cruz), Métodos anticonceptivos y de protección, Infecciones de transmisión sexual (Dra. Adriana Guadalupe López García), En la igualdad o en la diferencia, ¿cómo aprendemos hombres y mujeres a vivir nuestra sexualidad? (Psic. Nuvia Balderrama) e Introducción al conocimiento científico de la homosexualidad y la homofobia (Dra. Nadine Terrein Roccatti). Los jóvenes de segundo grado asistieron a las siguientes: Herramientas para un noviazgo funcional(Psic. Leslie Ahumada), Violencia en el noviazgo (Psic. Yessica Cienfuegos), Métodos anticonceptivos y de protección ante las ITS más comunes (Dra. Adriana Guadalupe López García), Medios de comunicación y estereotipos de género (Mtra. Estela Ángeles Delgado) e Introducción al conocimiento científico de la homosexualidad y la homofobia (Dr. Juan Antonio Rodríguez).  Las conferencias para tercer grado de bachillerato fueron: Herramientas para un noviazgo funcional (Psic. Leslie Ahumada), Infidelidad (Mtro. Juan Carlos Ortiz Honc), Masculinidades: La diversidad del ser hombre (Dr. Eduardo Ramos), Misoginia y la sexualización de las niñas y Diversidad sexual en el extranjero: Políticas públicas y medios de comunicación (estas dos últimas impartidas por mí).

Además de conferencias matutinas, los jóvenes también participaron en 3 cine-debates, sobre embarazo no deseado en la adolescencia, VIH/Sida y homofobia (con las películas de Juno, Philadelphia y La historia de Matthew Shepard respectivamente); 4 testimoniales, sobre embarazo no deseado en la adolescencia, VIH/Sida, aborto y familias sexualmente diversas; y en un debate estructurado sobre aborto basado en un modelo de la Asamblea General de la ONU y coordinado por la Dra. Laura Zimbrón Pardo, profesora del Colegio Williams de Cuernavaca.

Por las tardes, en el Instituto Nacional de Salud Pública se desarrollaron 13 conferencias para público general: Juventud y Sida: Una visión psicosocial (Dr. Rolando Díaz Loving), Historia de la sexualidad en México (Dr. José Luis Trueba Lara), Erotismo en la cocina mexicana (Lic. José N. Iturriaga), Disfunción eréctil, Anorgasmia femenina (Dra. Nadine Terrein Roccatti), Andropausia (Dr. Eduardo Meza), Violencia en las relaciones de pareja (Psic. Yessica Cienfuegos), Infidelidad (Mtro. Juan Carlos Ortiz Honc), Divorcio (Psic. Brenda Cruz), Legislando por la comunidad trans en México (Lic. Víctor Hugo Flores Ramírez), La nueva homosexualidad (Mtra. Marina Castañeda Gutman), Diversidad y Familias (Mtro. Luis Perelman Javnozon) y La perspectiva de género y la decisión de la SCJN sobre la legislación de aborto en el DF (mesa redonda organizada por CIDHAL, A.C.). También se desarrolló una obra de teatro (unipersonal) sobre aborto, escrita y escenificada por Melissa Freeman.

El Congreso fue inaugurado el lunes 9 de marzo por la Dra. Laura Magaña, Secretaria Académica del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), por el Dr. Eusebio Rubio-Aurioles, Presidente de la Asociación Mundial para la Salud Sexual, por el Mtro. Luis Perelman Javnozon, Presidente de la Federación Mexicana de Educación Sexual y Sexología (Femess), y por el Dr. Alfonso Alcalá, Coordinador del Programa Estatal para la Prevención y el Control del VIH/Sida.

El viernes 13 de marzo clausuré el Segundo Congreso estando sumamente exhausto. Aunque tuvo un saldo muy positivo, el coordinarlo representó un enorme reto para mí, ya que su estructura me llevó a trabajar con muchas personas más que en el primero. 

Tres meses más tarde, del 21 al 25 de junio de 2009, asistí al 19th World Congress for Sexual Health, de la World Association for Sexual Health (WAS), 19avo Congreso Mundial para la Salud Sexual, de la Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS), realizado en Gotemburgo, Suecia, en donde presenté el trabajo: “Congreso Morelense Interescolar sobre Sexualidad Humana”. Promoting comprehensive sexuality education at high schools in Cuernavaca, Morelos, Mexico: The experience of a 20-year old psychology student. En dicha presentación oral, además de hablar sobre mi experiencia con el Congreso Morelense Interescolar sobre Sexualidad Humana, señalé la necesidad de crear redes de escuelas que promuevan la educación sexual científica y basada en el respeto a los derechos humanos a niveles estatal, nacional e internacional.

Del 23 al 27 de septiembre de 2009 asistí al VII Congreso Nacional de Educación Sexual y Sexología, de la Federación Mexicana de Educación Sexual y Sexología (Femess), realizado en Oaxtepec, Morelos, donde presenté la versión en español del trabajo que expuse en el Congreso Mundial para la Salud Sexual: “Congreso Morelense Interescolar sobre Sexualidad Humana”. Promoviendo la educación sexual científica en bachilleratos de Cuernavaca, Morelos, México: La experiencia de un joven de 20 años de edad.

Como parte de las últimas actividades del Congreso Morelense Interescolar sobre Sexualidad Humana, los días 21, 26, 30 de abril y 7 de mayo de 2010 impartí, a los grupos de 2do y 3ero de preparatoria del Colegio Williams de Cuernavaca, un taller de sexualidad de 3 horas y media aprox., titulado Abriendo y Consolidando Caminos, en donde abordé y favorecí la reflexión sobre 6 fenómenos sexuales en un marco científico y de derechos humanos: la violencia en el noviazgo, la paternidad responsable, el erotismo saludable, la sexualización de las niñas, las nuevas masculinidades y la homosexualidad y la homofobia.

En suma, el Congreso Morelense Interescolar sobre Sexualidad Humana es un proyecto que engloba algunas de mis experiencias más valiosas de vida. Es un proyecto que me ha dado mucho y que, sobre todo, me dio la oportunidad de comenzar a trabajar en favor de una mayor conciencia de salud sexual entre la gente, y particularmente entre los jóvenes. Espero que mi historia con este proyecto pueda servir de inspiración a otros jóvenes para hacer trabajo propio de promoción de salud sexual.

Logros

  • 4 años de trabajo
  • 4 escuelas involucradas
  • 14 clases de estudiantes beneficiadas
  • 28 especialistas de primer nivel participaron
  • 53 conferencias de sexualidad impartidas, mas 8 talleres, 4 testimonios de la vida real, 3 cine-debates, 1 debate estructurado sobre aborto y 1 monólogo dramático
  • El Instituto Nacional de Salud Pública albergó el Segundo Congreso
  • El proyecto fue presentado en el 19avo Congreso Mundial para la Salud Sexual, en Gotemburgo, Suecia, y en el VII Congreso Nacional de Educación Sexual y Sexología